< Volver

Resumen

Tiroiditis bacteriana recurrente secundaria a fístula del seno piriforme. Reporte de un caso

VOLUMEN 4 - NÚMERO 2 / Abril - Junio (Caso Clí­nico)


Melina Acevedo-Rojas, Grupo de Investigación PAIDOS, Departamento de Pediatría, Escuela de Medicina, Universidad Industrial de Santander, Hospital Universitario de Santander, Bucaramanga, Colombia
Melissa Andrea Roa-Ortiz, Grupo de Investigación PAIDOS, Departamento de Pediatría, Escuela de Medicina, Universidad Industrial de Santander, Hospital Universitario de Santander, Bucaramanga, Colombia
Víctor Clemente Mendoza-Rojas, Grupo de Investigación PAIDOS, Departamento de Pediatría, Escuela de Medicina, Universidad Industrial de Santander, Hospital Universitario de Santander, Bucaramanga, Colombia

Introducción: La tiroiditis supurativa aguda es una causa poco frecuente de masa cervical en niños y se manifiesta con absceso tiroideo recurrente, signos de respuesta inflamatoria sistémica y dolor local. Cuando se sospecha esta enfermedad deben descartarse anomalías congénitas como remanentes del aparato branquial. Presentación del caso: Preescolar femenina de tres años sin antecedentes de enfermedad tiroidea previa que presentó una masa tiroidea recurrente con cambios inflamatorios locales, drenaje supurativo por fístula cutánea, fiebre y odinofagia. La ultrasonografía reportó colección abscedada en el lóbulo izquierdo tiroideo. La histopatología confirmó la infección bacteriana y remanentes de fístula del seno piriforme. Presentó como complicación hipotiroidismo, que requirió suplencia con levotiroxina. Discusión: La tiroiditis supurativa aguda es una enfermedad poco frecuente en niños, pero cuando se presenta, deben descartarse remanentes del aparato branquial que predisponen a su presentación, teniendo en cuenta las características anatómicas de la glándula tiroides que la hacen resistente a las infecciones. Los gérmenes aislados pueden ser cocos grampositivos y, en menor frecuencia, gramnegativos y anaerobios en el contexto de infecciones polimicrobianas. El diagnóstico se realiza por ultrasonografía, y para identificar la fístula del seno piriforme se usa la faringoscopia telescópica. El manejo es antibiótico y quirúrgico de forma posterior a la resolución del proceso inflamatorio. Se debe realizar un seguimiento a largo plazo porque puede haber recurrencia, complicaciones quirúrgicas e hipotiroidismo.

Palabras clave: Tiroiditis bacteriana. Fístula del seno piriforme. Aparato branquial. Tiroiditis supurativa.

Artículo completo en PDF