< Volver

Resumen

Tumoración quística cervical y metástasis de carcinoma papilar tiroideo: un diagnóstico a tener en cuenta

VOLUMEN 4 - NÚMERO 4 / Octubre-Diciembre (Artículo Original)


Laura Granel-Villach, Servicio de Cirugía General y Digestiva, Hospital Universitario General de Castellón, Castellón, España
José Manuel Laguna-Sastre, Servicio de Cirugía General y Digestiva, Hospital Universitario General de Castellón, Castellón, España
Rafael Artero-Sempere, Servicio de Cirugía General y Digestiva, Hospital Universitario General de Castellón, Castellón, España
Paul Andrade-Cadena, Servicio de Anatomía Patológica, Hospital Universitario General de Castellón, Castellón, España
Carmen Medina-Medina, Servicio de Anatomía Patológica, Hospital Universitario General de Castellón, Castellón, España
Homero Alfredo Beltrán-Herrera, Servicio de Cirugía General y Digestiva, Hospital Universitario General de Castellón, Castellón, España
Álvaro Villarín-Rodríguez, Servicio de Cirugía General y Digestiva, Hospital Universitario General de Castellón, Castellón, España
Javier Escrig-Sos, Servicio de Cirugía General y Digestiva, Hospital Universitario General de Castellón, Castellón, España

Introducción: Las lesiones quísticas cervicales suelen ser de naturaleza congénita y benigna, y en un 11% de los casos pueden tratarse de metástasis quísticas de carcinomas primarios no diagnosticados. Material y métodos: Se presentan dos casos clínicos de metástasis quísticas de carcinoma papilar tiroideo. Casos clínicos: Pacientes con una edad media de 45 años con tumoraciones quísticas cervicales. El diagnóstico inicial fue de quiste branquial, decidiéndose exéresis de la lesión, con resultado definitivo de la anatomía patológica (AP) de metástasis quística de carcinoma papilar tiroideo. Se completó la cirugía con tiroidectomía y disección cervical, tras estudio de extensión, y posterior ablación con radioyodo. Conclusiones: El diagnóstico de metástasis quística cervical es complicado por su escasa frecuencia, y porque pequeñas lesiones tiroideas pasan desapercibidas por pruebas de imagen y la punción de aspiración con agua fina (PAAF) presenta un número elevado de falsos negativos. El diagnóstico definitivo suele llegar tras la exéresis de la lesión. Sin embargo, sobre todo en pacientes mayores con lesiones quísticas cervicales podría plantearse realizar siempre estudio citológico del contenido del quiste previo a la cirugía. El tratamiento más defendido ante la presencia de un carcinoma papilar, a pesar de que la lesión no sea identificada, es la tiroidectomía total (TT) asociando disección cervical.

Palabras clave: Tumoración cervical quística. Carcinoma papilar. Disección cervical.

Artículo completo en PDF